la materia de los guiones o la vida

el domingo la casa brillaba y se calentaba con un sol dorado, todavía poderoso. el brownie en el horno la perfumó de dulzor y cuando asé el pollo la casa flotaba en un tierno calor con aroma a chocolate y azúcar, naranja, cebolla tostada, especias y vino blanco…  el sol fue cayendo y la casa se fue enfriando mientras el pollo ya terminado seguía esperando en el horno. cuando todo estuvo oscuro y era imposible adivinar aquel día de calor, sol de mandarina y olores a chocolate y cebolla tostada, alguien calentó el pollo frío en el microondas y probó un brownie que sabía amargo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s